Cuanto gana una teibolera


Durante un rato, la mujer mama la verga del tipo mientras la chavita llora y comic con bolsa de regalos pide que las dejemos en paz; entonces uno de mis compañeros se acerca y le dice que si llora será peor, así que deberá aguantarse.
Nos reunimos los cuatro por la tarde y planeamos una venganza infalible.
Una noche me llamó por teléfono un compañero de la empresa aquella y me contó que también a él lo había corrido ya y que estaba muy molesto y quería vengarse y también me contó que había despedido a otros dos compañeros.Lógicamente, la chava se negó, pues era algo asqueroso lamer las celulíticas nalgas de su madre y más esa panocha tan perforada durante tantos años y apenas unos minutos antes por nosotros.Por lo anterior, teníamos suficiente tiempo para cumplir nuestra venganza; así que de nuevo mi compañero se subió a la mesa; se colocó en medio de las piernas abiertas de la mujer y sin ningún preámbulo metió su verga erecta en ella.Luego, uno a uno tomamos nuestro turno para cogernos a la deliciosa jovencita; recuerdo vagamente que yo fui el segundo y que noté la sangre que corría por sus piernas y que le dije a mi compañero: â?ÂCabrón suertudo, la desvirgaste!â?, lo que él tomó.Para terminar, llevamos a las dos mujeres desnudas a la alberca; las hicimos entrar al agua fría y a cada una la atamos con los brazos abiertos a dos escalerillas de las cuatro que había, quedaron de espaldas la una de la otra, sin poderse.Mi compañero estuvo sodomizando a la chavita durante unos tres o cuatro minutos y no aguantó más, sacó su verga y grandes chorros de semen llegaron al cabello de la chica y su espalda se llenó de leche también.Pero mi compañero no admitió negativas, la hizo empinarse independiente gano hoy y al tiempo que la acercaba a la cola de su mamá le dijo que o lo hacía o degollaría a su madre y le mostró un cuchillo que había traído de la cocina.Una vez que dijo eso, mi amigo la calló, pues le dijo que no estaba para oír esas tarugadas y que ya nos había caído mal, así que mejor no hablara; pero la chavita nos preguntó porque le hacíamos eso a su Mamá; mi compañero.Yo fui a la cocina de la casa a buscar algo de tomar y les llevé a mis compañeros unas cervezas y unas botellas de vino que encontré allí; nos pusimos a tomar y poco a poco nos fuimos emborrachando.
La yarda es una unidad de longitud usada en el mundo anglosajón, por lo que su equivalencia en centímetros o cm nunca está muy clara.




Luego se escuchan los sollozos quedos de la chava y los gemidos de placer de mi compañero que recibe la mamada de la mujer; luego, él se separa de ella ya con la verga parada y se sube en la cama; se coloca detrás.Sigo entrando y saliendo de la chica y ya mi compañero del siguiente turno está listo con su verga parada mientras el último hace a la mujer que le levante la verga también con una mamada.Fueron minutos de intenso placer, mi verga se abría paso entre las cavidades estrechas de la chica mientras mis manos recorrían su espalda y nalgas, sobando aquí, acariciando acá, pellizcando por allá.La británica y la americana.Ese día en especial fue muy pesado en el trabajo, pues para lucirse con su familia, el jefe nos regañó a todos delante de ellas y luego nos llamaba a su oficina y con ellas allí presentes nos gritaba e insultaba.Comencé con un mete saca delicioso, gozando las curvas de la chica y regocijándome con sus pechos blancos y firmes; los acaricié y pellizqué cuanto quise, centrándome en esos rosados pezones erectos y duros; haciéndola llorar por el dolor que le causaba la penetración.


Sitemap