Falta de ganas sexuales




falta de ganas sexuales

Y puede también que desde hace ya un tiempo nos hayamos ido alejando de los amigos y de la familia, y donde haya días en los que no tengamos ganas de ver a nadie, donde prefiramos estar solo, cuanto gana un apicultor en argentina y esto a su vez nos vaya.
A veces no hay una sola causa, sino que son varias las que están produciendo la falta de deseo sexual.
En lugar de sumar, restan.Al igual que sucede en otro tipo de dificultades, los problemas de deseo no tratados pueden empeorar con el tiempo, y llegar a afectar a la relación de pareja.En nuestro centro de sexología, para intervenir de forma adecuada en este tipo de dificultades, realizamos una detallada evaluación inicial, y diseñamos un trabajo específico con persona y cada pareja, en base a las causas que han producido o mantienen el problema.Educación sexual inadecuada o experiencias traumáticas.Los hombres suelen llevar mejor esta situación gracias a que los estereotipos de género propician una visión de la mujer menos dispuesta a disfrutar del sexo, mientras que el hombre suele aparecer más dispuesto.La mujer puede sentirse rechazada y poco atractiva, provocándole una gran inseguridad con respecto a la relación.Y ocurre que hay malestar para la persona que lo sufre y para la pareja.En especial, las que tienen mayor cualificación laboral e independencia económica plantean con claridad su falta de entusiasmo ante una convivencia de pareja, temiendo la carga que supone la responsabilidad doméstica, de la que tantos hombres saben bien cómo escaquearse.Esta dificultad recibe distintos nombres: IDS (Inhibición del Deseo Sexual inapetencia sexual, deseo sexual hipoactivo, falta de deseo erótico, falta de líbido, bajo deseo sexual.No se debe confundir la ausencia temporal de ganas de tener relaciones sexuales con la falta de deseo sexual, que es un trastorno con raíces físicas y/o psicológicas.Abordar las vías de placer, para abordar la falta de deseo sexual es fundamental trabajar las vías del placer.Puede ayudar dividir las metas en partes pequeñas, estableciendo prioridades y valorando más lo que se es capaz de hacer, que lo que se es incapaz de realizar.Si tienes problemas sexuales o de pareja, y estás pensando acudir a un profesional, te animamos a consultarnos al respecto.La educación sexual inadecuada, con actitudes negativas y manifestaciones sexofóbicas, con temor al pecado y el sexo asociado a lo sucio genera un terreno difícil para la expresión saludable de la sexualidad porque obstaculizan la imaginería erótica, antesala del deseo sexual.En cuanto al tratamiento de la depresión, la orientación cognitivo-conductual tiene una larga tradición y probada eficacia.El deseo erótico en el ser humano es bastante complejo, por lo que la falta de deseo sexual se puede deber a causas muy diversas : En ocasiones, el estilo de vida, el estrés, el cansancio, la sobrecarga de obligaciones laborales y/o personales, pueden afectar.
Y cuando lo encuentran, está plagado de saboteadores obstáculos.




Hay personas que tienen graves dificultades para vincularse emocionalmente, la proximidad les asusta y la fusión que supone el acto sexual les da vértigo.Si las relaciones anteriores no han sido placenteras, o se han vivido con insatisfacción, esto también puede influir en el deseo.En estas condiciones es un milagro que florezca el deseo sexual.La aversión sexual alcanza no sólo el rechazo de contacto no solo genital, se evitan las muestras táctiles de cariño e incluso el contacto amistoso.Este problema es generalizado cuando no existe interés sexual hacia ninguna persona ni circunstancia, y situacional si no aparece interés por la pareja, pero la persona se siente estimulada ante otras personas o ante la masturbación.Sentirse mejor lleva su tiempo.El tratamiento supone, metafóricamente, salir del túnel y recuperar, o disfrutar por primera vez, de una sexualidad fluida y placentera en toda su extensión: deseo, excitación, orgasmo y resolución.Creemos, por tanto, que vale la pena dedicar unas líneas a reflexionar sobre lo más inmediato, que a veces de tan cercano ni nos percatamos, pero que representa una gran influencia en nuestra vida sexual.Desde las perspectivas conductuales y la posterior terapia cognitiva, hasta las recientes terapias de activación conductual, de aceptación y compromiso o las que incluyen las habilidades mindfulness.Quién tiene tiempo para el sexo?Puedes comunicarte con nosotros/as tanto por e-mail, como por teléfono, o concertar una cita en persona, en nuestro centro de Madrid.



Para ello, pide ayuda e intenta encontrar a la persona que creías perdida.

Sitemap