Maria regalado


maria regalado

Los magistrados saben el suceso, Y en su pleno congreso La nueva ley al punto derogaron, Porque se regal padel aseguraron De que en vano intentaban la reforma, Cuando ellos no sabían ser la norma.
El ciudadano pastor. .El labrador y la providencia. .El enfermo le dijo.La cigarra y la hormiga Cantando la Cigarra pasó el verano entero, sin hacer provisiones allá para el invierno; los fríos la obligaron a guardar el silencio y a acogerse al abrigo de su estrecho aposento.El dolor ni los ayes es seguro Que no remediarán el mal futuro.Después de oír la alabanza de su prima Isabel: «Dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá María prorrumpe en el cántico que tantas veces proclama la comunidad cristiana ya durante dos mil años.Al punto que le ve, violentamente, A pesar del concurso y de su amante, Salta, corre tras él y échale el guante.El joven, temeroso De que tal vez le diese Con el fiero garrote Que por cayado tiene, Sin chistar más palabra, Huyó bonitamente.Fábula.El hombre y la pulga «Oye, Júpiter sumo, mis querellas, Y haz, disparando rayos y centellas, Que muera este animal vil y tirano, Plaga fatal para el linaje humano; Y si vos no lo hacéis, Hércules sea Quien acabe con él.Hasta las viejas Monas, Alegres en el caso y juguetonas, Empiezan a saltar; la más osada Baja, arrímase al muerto de callada, Mira, huele y aun tienta, Y grita muy contenta: «Llegad, que muerto está de todo punto, Tanto, que empieza a oler el tal.Al pie criaba cierta Jabalina, Y era un hueco del tronco corpulento De una Gata y sus crías aposento.Sólo de tarde en tarde hacía presa En tal cual que pasaba muy cercano, Gotoso, paralítico o anciano.Cuando este miserable me provoca Es señal de que se halla de mi boca Tan libre como el cielo de ladrones.» Así son los cobardes fanfarrones, Que se hacen en los puestos ventajosos Más valentones cuanto más medrosos.Su salario pedía, Pero el ingrato Lobo respondía: « Tu salario?
Detente, y hallarás tanto reposo Como perdiz en boca de raposo.» El Ciervo respondió: «Pero, no obstante, Dejadme descansar algún instante, Y en la ocasión primera Al bosque espeso emprendo mi carrera.» Oculto en el ramaje permanece; A la noche el boyero se aparece,.
Miren y qué borrico se me muere.» Tan justamente se quejó el Jumento, Que expiró el infeliz en el momento.




Expuestos a las trampas y a los perros, Matáis y perseguís a todo trapo, En la aldea gallinas, y en los cerros Los inocentes lomos del gazapo.Estaba el Rey lista de premios de la lotería de navidad postrado en una cama, De una grave dolencia; Para hacer experiencia Del talento del médico, le llama.Como amigo te ruego No la maltrates más: déjala luego.» «Hablas, dijo Sultán, perfectamente.Y ejecutóla el Lobo a su presencia.Fábula.El asno y Júpiter «No sé cómo hay jumento Que, teniendo un adarme de talento, Quiera meterse a burro de hortelano.55Sicut locútus est ad patres nostros, * Abraham, et sémini ejus in saécula.Aprended, pues, de mí, crueles fieras, Las que hacéis profesión de carniceras, Y no hagáis por comer atroces muertes, Puesto que no seréis, ni menos fuertes, Ni menos respetadas, Sino muy estimadas De grandes y pequeños animales, Viviendo, como yo, de vegetales.» «Gran pensamiento, dicen.El padre de los dioses, irritado, Envía a un culebrón, que a diente airado Muerde, traga, castiga, Y a la mísera grey al punto obliga A recurrir al dios humildemente.Fábula.El viejo y la muerte Entre montes, por áspero camino, Tropezando con una y otra peña, Iba un Vejo cargado con su leña, maldiciendo su mísero destino.Audiencia general del Miércoles de 6 de noviembre.
Que mire, marche o hable, En todo busca hacerse remarcable.





Ellos querrán ahora, como bobos, Comer la yerba a los señores lobos.
Encontró el miserable De allí a muy poco trecho Un Río caudaloso, Que corría apacible y con silencio.

Sitemap