Muy zorras regalo


La gallina a sus pollos abrigando Con sus piadosas alas como madre, Y las sencillas aves aun volando, Me prestan reglas para ser buen padre.
El enfermo y el médico. .En efecto, quedando todo el mundo En silencio profundo, Remedó a un cochinillo de tal modo, Que el auditorio todo, Creyendo que lo tiene y que lo tapa, Atumultuado grita: «Fuera capa.» Descubrióse, y al ideas para ganar mucho dinero rapido ver que nada había, Con víctores lo aclaman a porfía.Fábula VII.El enfermo y la visión «Conque de tus recetas exquisitas, Un Enfermo exclamó, ninguna alcanza!.» El médico se fue sin esperanza, Contando por los dedos sus visitas.Los dos amigos y el oso.La Fantasma le dice: «En mi conciencia, Que te veo amarillo como el oro; Tienes tu corazón en el tesoro; Miras sobre tu pecho acongojado El puñal del ladrón enarbolado; Las noches pasas en mortal desvelo; Y así quieres vivir?.Qué desconsuelo!» El Hombre, como caso.Gritóle la Fortuna: «Insensato, despierta; no ves que ahogarte puedes, a poco que te muevas?El otro, petimetre caballero, Canta, toca, dibuja, borda, danza, Y ofrece la enseñanza Gratis por afición, a cierta gente.Armada de guadaña, en esqueleto, La Parca se le ofrece en aquel punto; Pero el Viejo, temiendo ser difunto, Lleno más de terror que de respeto, Trémulo la decía y balbuciente: «Yo.Fábula xviii.El lobo y el perro flaco Distante de la aldea, Iba cazando un Perro Flaco, que parecía Un andante esqueleto.A sartén te condeno; que mi panza No se llena jamás con la esperanza.» Fábula.La turba calla; cada cual procura Alejarse o meterse en la, espesura; Mas él les persuadió con buenos modos, Y al fin logró que le escuchasen todos.Click here TO join enter here for completely uncensored and unlimited access to the biggest tits you've ever seen.Qué me sucede?» «Nada.Los dos amigos y el oso A dos Amigos se aparece un Oso: El uno, muy medroso, En las ramas de un árbol se asegura; El otro, abandonado a la ventura, Se finge muerto repentinamente.




«He llegado a notar, le dijo el amo, Que aunque nunca te llamo A la mesa, te llegas prontamente; En la fragua jamás te vi presente, Y yo me maravillo De que, no despertándote el martillo, Te desveles al ruido de mis dientes.Fábula VI opo y un ateniense Cercado de muchachos Y jugando a las nueces, Estaba el viejo Esopo Más que todos alegre.Divisa al enemigo en la llanura, Baja, y al buen Borrico le conjura Que huya precipitado.Los que cuando valiente Humildes le rendían vasallaje, Al verlo decadente, Acuden a tratarle con ultraje; Que como la experiencia nos enseña, De árbol caído todos hacen leña.Mas, señores, con todo lo que cuento, Sólo de vegetales me alimento, Y como a nadie daño, soy querido, Mucho más respetado que temido.La reina de las aves sin consuelo, remontaba su vuelo, a Júpiter excelso humilde llega, expone su dolor, pídele, ruega remedie tanto mal; el dios propicio, por un incomparable beneficio, en su regazo hizo que pusiese el Águila sus huevos, y se fuese; que.«Cómo podré llorar, el ciervo dijo, Si apenas puedo hablar de regocijo?En Tetuán, desde entonces manda el senado docto Que cualquier uso o moda, De países cercanos o remotos, Antes que llegue el caso De adoptarse en el propio, Haya de examinarse, En junta de políticos, a fondo Con tan justo decreto Y el suceso horroroso.Las exequias de la leona. .10:18, padre folla a la zorrita de su hija por haberse portado muy mal.Presente tienes mi vejez cansada, Y mis robustos años en olvido.




Sitemap