Que significa que te regalen 99 rosas


Eliminar libros escritos por autores machistas y misóginos entre las posibles lecturas obligatorias para el alumnado.
Para empezar, te animamos a que artesanias para regalar en san valentin leas a Remedios Zafra, bell hooks, Ángela Davis, Emma Goldman, Virgine Despentes, Chimamanda Ngozi Adichie, Judith Butler, Virginia Woolf, Gloria Anzaldúa, valeria ideas de regalos manuales para el dia de la madre flores, Audre Lorde, entre otras.Toda revolución empieza siendo pequeña.(Si no entiendes alguna de estas propuestas o no estás de acuerdo con ellas, te sugerimos que leas autoras feministas que te ayudarán a entenderlas.Feminizar la historia del arte y la cultura: existen artistas, cineastas, historiadoras del arte, fotógrafas.Y lo hace bajo esos mismos parámetros sociales que legitima y reproduce y que, por tanto, son sexistas, racistas, clasistas, colonialistas, capacitistas.Por ejemplo, se pueden escuchar cantantes como Rebeca Lane, Crudas Cubensi, Kumbia Queers, Viruta, Alicia Ramos, La Tía Julia (busca más en, Spotify, pregunta, escucha, aprende).Emplear música feminista en los centros de enseñanza.Añade a tus currículo autores que apoyaron la igualdad y el movimiento feminista, Poullain de la Barre,.Nómbralas, da a conocer su trabajo.Estas asignaturas específicas contemplarán, además, la formación obligatoria del profesorado en estas materias.El currículum de Educación Física debe ser común al conjunto del alumnado.Incluir, al menos, la misma cantidad de mujeres filósofas que de hombres filósofos en el temario de Historia de la Filosofía (de nuevo, la cantidad importa).Eliminar la asignatura de Religión católica, porque una escuela feminista es una escuela, necesariamente, laica.
Aquí algunos nombres, para empezar: Dora Maar, Artemisia Gentileschi, Sofonisba Anguissola, Mary Cassatt, Claude Cahun, Esther Ferrer, Adriane Pipper, Zoe Leonard, Camille Claudel, Ana Mendieta, Tamara de Lempicka.




Hagamos del patio un espacio amigable, donde todo el mundo pueda ocupar, transitar y habitar ese espacio común.Ejemplos de libros y/o autoras clásicas y modernas a incluir: Virginia Wolf, María Zambrano, Emily Dickinson, Marta Sanz, Jeannet Winterson, Ali Smith, Clarice Linspector, Sarah Waters, Alice Walker, Margaret Atwood, Alice Munro.Los baños pueden ser espacios comunes si se nos enseña a que lo sean.Una habitación Propia, de Virginia Woolf, y lo entenderás.Desechemos ese prejuicio misógino de pensar que ciertas personas visten para provocar a otras.Si después de leerlas sigues sin entenderlas, te animamos a que te centres en los propios prejuicios sexistas que te atraviesan, échalos fuera y empieza a pensar de otra manera).No des la heterosexualidad por supuesta, plantéate que el mundo es enormemente diverso, y una escuela también.Eliminar todos aquellos nombres de centros que sean católicos o hagan referencias a militares, políticos o juristas y sustituirlos por nombres de mujeres representativas del movimiento feminista o por nombres de elementos de la naturaleza.Dónde están esas otras historias que no nos cuentan?Entiende que la vestimenta, y lo que hagamos con nuestros cuerpos, forma parte de la libertad individual de cada cual, y no tiene nada que ver contigo.
Un programa básico de formación del profesorado en feminismo debería incluir, al menos, los siguientes contenidos: historia del feminismo; importancia del lenguaje inclusivo; uso de un lenguaje no excluyente; desaprendizaje de la competitividad, el machismo y el heterosexismo; consentimiento y maneras de relacionarse positivamente; toma.



No separar los baños entre hombres y mujeres.
En unas pedagogías radicales, feministas, queer, que vuelvan la escuela un lugar extraño, alejado de la normalidad en la que está inmersa.
Como dispositivo de poder-saber que es, eligiendo la terminología de Foucault, la escuela es una institución atravesada por el sexismo, al igual que por el racismo, el clasismo, y un largo etcétera plagado de ismos.


Sitemap